luns, 30 de decembro de 2013

Yusayatangui


El águila no siempre fue un águila. El águila, antes de convertirse en águila, era "Yusayatangui", el hablador. "Yusayatangui" hablaba y hablaba, hablaba tánto, que sólo se oía a sí mismo. No oía al río, ni al viento, ni siquiera al lobo. 
Vino el cuervo y dijo: "el lobo tiene hambre, si dejas de hablar, le oirás. Al viento también y cuando oigas al viento, volarás". 
Así que dejó de hablar y se convirtió en su naturaleza, el águila. 
El águila volaba y en su vuelo decía todo lo que tenía que decir.